Publicidad

Deposito Creciente 1-2-3 BBVA

BBVA tiene entre su gama de productos de ahorro, un deposito a largo plazo y con rentabilidad creciente.  Después de un largo periodo de inactividad en este rubro, la entidad deja los depósitos combinados de lado y apuesta nuevamente por elevar el rendimiento a medida que pasa el tiempo.  Este depósito se denomina Depósito Creciente 1-2-3, nombre que hace referencia a la evolución del rendimiento.

Descripción del producto y condiciones

El Depósito Creciente 1-2-3, es un depósito de BBVA, el cual se comercializará a través de la red de oficinas de la entidad, desde un importe mínimo de 3.000 euros.

Para conocer más del producto y más allá de la rentabilidad creciente, la entidad informa que este depósito tiene un horizonte de inversión de 3 años (36 meses).

Ahora lo más importante… El rendimiento.  Este depósito creciente ofrece la siguiente rentabilidad:

  • 1° año: 1%
  • 2° año: 2%
  • 3° año: 3,10%
  • TAE: 2,02%

En cuanto a a la periodicidad de liquidación de intereses, la misma podrá ser elegida por el cliente según su preferencia, siendo las opciones: mensual, trimestral, semestral, anual o vencimiento.

Ahora nos referireremos a la liquidez de este depósito, el cual según informa la entidad, cuenta con la posiblidad de cancelación anticipada en cualquier momento, aunque no sin penalización.  La penalización en caso de disponer de nuestro dinero antes del vencimiento de la colocación será del 0,50% sobre el importe cancelado y por el tiempo que medie entre la fecha de cancelación y el vencimiento, con el máximo de los intereses devengados.

Depósitos Crecientes

Los pros y contras de los depósitos crecientes son bastante sencillos de comprender.  En primer lugar, consideremos que la entidad en función de su necesidad de captar fondos y el contexto en el que se encuentra inserta, puede lanzar depósitos en los que en lugar de ofrecer un tipo de interés fijo e invariable durante toda la vida del depósito, opta por mejorar el rendimiento en función del transcurso del tiempo.

Sin duda, los depósitos crecientes, tal como lo insinúa su propio nombre, ofrecen la mejor rentabilidad hacia el final de la colocación. Normalmente este tipo de interés ofrecido será bastante más alto que el promedio del mercado, y según la política publicitaria de la entidad, será el que aparezca en la letra grande de los carteles.

Sin embargo, este tipo ofrecido para el tramo final de la colocación, no será lo que en definitiva terminaremos recibiendo, sino que hay que prestar atención a la TAE del producto, ya que es ésta la que en definitiva cobraremos, si mantenemos los fondos hasta el vencimiento.

Estos depósitos resultan válidos siempre que no necesitemos nuestro dinero antes del vencimiento.  Por un lado porque, como dijimos el mejor tipo de interés se ofrece hacia el final del plazo, con lo que al cancelarlo antes, recibiremos tan solo el interés fijado para los periodos iniciales, los que suelen estar en la media o algo por debajo de ella.

En segundo lugar, muchas de las colocaciones, a pesar de su estructura, aplican además penalizaciones por cancelación anticipada o reducción del tipo de interés aplicado.  Es decir, que no sólo que nos pagan menos intereses por el esquema propio del depósito, sino que también nos penalizan.  No hay mucho para agregar, aparte del hecho de que la entidad nunca pierde.

 

Otros productos BBVA

Depósitos BBVA

Descuentos Tarjeta a Tu Ritmo BBVA

Traspaso de fondos a BBVA

Devolucion de Intereses de Préstamos BBVA

Hipotecas BBVA

Préstamos BBVA

Cromos Panini

Publicidad

Deja un comentario