Ventajas y desventajas de vincularte con una entidad financiera

| 29/10/2015 | 0 Comentarios

Cualquier lector que se haya detenido en este artículo, tendrá dos opciones que le acercan al concepto de vinculación bancaria; o bien lo conoce a través del canal que sea o bien él mismo mantiene un grado determinado de vinculación con una entidad financiera…o ambas cosas a la vez lógicamente.

Con la vinculación bancaria no encontramos realmente un modelo de relación entre cliente y banca nuevo, es lo que antaño se llamaba en términos coloquiales la confianza entre la entidad y el usuario fomentada no sólo en la propia solvencia del usuario sino también en el número de productos financieros de la entidad contratados; lo que ocurre es que, efectivamente, antaño el número de productos a disposición de la media de usuarios era mucho menor que actualmente.

¿Por qué interesa a la banca la vinculación?

Antes de explicar los motivos y para aquellos (probablemente pocos) usuarios que aún no se sitúen bien ante este concepto, diremos que, de manera simple, la vinculación es el hecho mediante el cual un cliente de una entidad financiera se fideliza a la oferta de dicha entidad través de la contratación de varios productos diferenciados, y, por supuesto el sostenimiento de dichos productos.

Serían varios los motivos,  algunos excesivamente intrincados dentro del funcionamiento propio de la banca, los que llevan a las entidades financieras a preferir al cliente constante que al cliente flotante que cambia de entidad en función de las ofertas que acompañan los lanzamientos de productos financieros.

Decimos que serían varios como por ejemplo la facilidad de acceso, a la hora de la propuesta de un nuevo producto a un cliente ya vinculado por la contratación de otros productos, el hecho de poder diversificar los riesgos y equilibrar los balances, la posibilidad de poder jugar para la atracción sobre nuevos productos con determinados bonos o descuentos… pero, el motivo clave, el que más pesa probablemente es la constatación de que una vinculación alta genera mayores dificultades de salida a un usuario que en un momento determinado pueda pretender trasladar el conjunto de sus productos financieros de una entidad a otra, el usuario cautivo.

¿Cómo me beneficia la vinculación como usuario?

Todos conocemos (o somos uno de ellos) a usuarios de entidades financieras que poseen prácticamente la totalidad (o la totalidad) de sus productos financieros en una única entidad. La duda sobre los beneficios o perjuicios de esta modalidad de relación con el banco existe, y además, desde el punto de vista de nuestra salud financiera, resulta muy saludable indagar en ella..

Los beneficios son eminentemente cuestiones prácticas que parten todas del mismo punto de salida; un margen de negociación ligeramente mayor que un usuario que no posea dicha vinculación.

Este margen de negociación es el que nos va a permitir por ejemplo obtener bonificaciones de descuento sobre diferenciales en las hipotecas, determinadas bonificaciones a la hora de la contratación de productos de ahorro e inversión, y, al tratarse de un agrupamiento de productos, un cierto margen de mejora de los costes y gastos que éstos generan. A grandes rasgos éstos serían los beneficios de la vinculación bancaria.

¿Me puede perjudicar la vinculación bancaria como usuario?

Así como la pregunta anterior, la que daba respuesta a los posibles beneficios, resulta más sencilla de responder, lo relativo a los posibles perjuicios de una acumulación de productos en una única entidad tiene más que ver realmente con el propio perfil de usuario y con el modelo de gestión de nuestros productos financieros que deseemos.

Inversión y vinculación bancariaObviamente el hecho de una vinculación férrea presenta como un punto negativo la dificultad de acceso a ofertas sobre productos similares a los que poseemos lanzadas desde otras entidades. Por otro lado, sobre todo en el caso de vinculaciones explícitas solicitadas como añadido a la firma de determinados productos (fundamentalmente préstamos hipotecarios y productos de financiación) se puede dar la situación de la contratación de algún producto no estrictamente necesario o deseado, generando este modo gastos no esperados.

Desde luego el tema daría para más, nos hemos acercado de manera muy general a las principales virtudes y defectos de la vinculación bancaria, por lo menos con la intención de poder hacernos una composición de lugar sobre lo que está viene a significar desde el punto de vista del usuario. ¿Usted que opina?

¿Quieres complementar la información?

En este post puede encontrar una muestra de los productos financieros para invertir con poco dinero en la que encontrarás precisamente la diferencia entre lo que exigen vinculación y los que no. Por otro lado, en este otro post, encontrarás una buena reflexión sobre los productos de inversión para 2015 que te puede ayudar antes de tomar decisiones sobre cómo colocar tus ahorros.

Tags: ,

Categoría: Conceptos

Deja un comentario

Necesitas estar identificado para comentar.

Logo FinancialRed