Publicidad

Rentabilidad Real de un depósito

En esta epoca, donde es común ver rentabilidad por simples depósitos a plazo del orden del 4% e incluso superior, el inversor o ahorrista se le puede llegar a nublar la vista y ver lo que sos ojos quieren ver: una rentabilidad fabulosa con nulo riesgo.

Sin embargo, no todo lo que brilla es oro, y no todo lo que ofrecen es cierto. O al menos, hay comisiones y costos ocultos en este tipo de operación.

En primer lugar, para descubrir la rentabilidad real de una inversión, lo que hay que tener en cuenta son los tipos de interés reales, que son los que tienen en cuenta el efecto de la inflación. En este sentido, si la inflación proyectada tiene un piso y las colocaciones a plazo pagan un interés menor, resulta lógico pensar que los depósitos pierdan su atractivo, al ofrecer tasas reales menores a las publicitadas o directamente negativas.

Una tasa de interés real negativa implica que la rentabilidad obtenida no alcanza para cubrir la desvalorización del poder adquisitivo de la moneda, producto de la inflación anual. Poniendo un ejemplo, con la previsión IPC 2011 en valores cercanos al 2% a fines de diciembre de 2011, un depósito que ofrezca una rentabilidad anual menor a ese valor tendrá una tasa de interés negativa.

Un ejemplo puede ser: contrato un depósito online al 1,3% anual, por un monto de 5.000 euros. La rentabilidad real se calcula de la siguiente manera.

Depósito de 5.000 € a 12 MesesTipo Rentabilidad
Interés Obtenido1,3% anual5.000 € x 0,013 = 65€
IPC Proyectado2% anual5.000 € x 0,02 = 100€
Perdida de Poder Adquisitivo- 0,7% anual- 35 €

Con los mejores depositos del mercado no existe ese problema, ya que las rentabilidades son mayores a la inflación proyectada, pero aquí aparecen otras comisiones que no son tenidas en cuenta generalmente por los ahorristas. Son los llamados “productos asociados”, que los bancos o cajas de ahorro obligan a contratar para tener derecho a acceder a las superofertas de sus depósitos.

Y aquí es donde se ve la verdad de toda la operatoria. En ocasiones, con tan solo domiciliar la nómina alcanza, y esto tiene costo cero. Pero muchas otras veces, los bancos exigen la contratación de una cuenta corriente (con un costo promedio anual de unos 30 €), o de tarjetas de crédito (un costo promedio de 50 euros al año), o de seguros, o incluso de otros productos de inversión más sofisticados como fondos o planes de pensiones. Todo ello, como se imaginará, conlleva un costo disfrazado de comisión.

Poniendo un ejemplo. Supongamos que contratamos un producto estrella de un banco, que nos ofrece un 4% TAE a un plazo de un año, pero que a la vez debemos contratar algunos productos asociados, como una simple cuenta corriente y una tarjeta de crédito. En este caso, invertimos unos 5.000 euros.

La Rentabilidad real sería entonces:

Depósito por 5.000€ a 12 mesesTipoImporte
Interes Obtenido4% anual5000 € x 0,04 = 200€
Comision de la Cuenta Corriente- 30 €
Comision de la Tarjeta de Crédito- 50 €
Interés Real2,6%130 €

Ahora bien, aquí notamos como la rentabilidad se deduce significativamente. Pero aun no tenemos en cuenta todas las variables. Falta nada más ni nada menos que la fiscalidad, que la vemos en forma de retención del IRPF con una alícuota que puede variar del 19% al 21%. Supongamos que nos toca la menor, el 19%, que se aplica sobre los rendimientos netos de la inversión, esto es, los 200 € de los intereses obtenidos por la colocación a plazo

Depósito por 5.000€ a 12 mesesTipoImporte
Interes Obtenido4% anual5000 € x 0,04 = 200€
Comision de la Cuenta Corriente- 30 €
Comision de la Tarjeta de Crédito- 50 €
Interés Real2,6%130 €
Retención Fiscal 19% de 200 €- 38 €
Interés despues de impuestos1,84%92 €

Cada vez peor, ¿no es así? Pues bien, aun no hemos terminado. Si tenemos en cuenta el efecto de la inflación, tal cual el concepto explicado al principio del artículo, vemos que todo puede empeorar:

Depósito por 5.000€ a 12 mesesTipoImporte
Interes Obtenido4% anual5000 € x 0,04 = 200€
Comision de la Cuenta Corriente- 30 €
Comision de la Tarjeta de Crédito- 50 €
Interés Real2,6%130 €
Retención Fiscal 19% de 200 €- 38 €
Interés despues de impuestos1,84%92 €
IPC Proyectado2% anual5.000 € x 0,02 = 100€
Tasa de Interés Real (Perdida de poder adquisitivo)-0,16%- 8 €

¿Le arruiné el día, no es verdad? Las conclusiones son lapidarias, aunque son tan solo un ejemplo, y debería estudiarse cada caso en particular. Por ejemplo, a mayores montos invertidos los costos ocultos tienen una menor incidencia en el resultado.

No duden en enviarnos sus inquietudes, o incluso pueden pedir que nosotros les hagamos un análisis de estas características con algún depósito en particular. Recuerden que deben enviarnos todos los datos relativos a la contratación, tales como tipos de interés, comisiones de los productos asociados, etc, los cuales serán chequeados por nuestros editores y, si el tema amerita el análisis, se lo haremos sin problemas.

Podemos concluir que, muchas veces, conviene contratar un depósito al 3% sin productos asociados que uno al 6% con ellos. Le puedo asegurar que la rentabilidad podrá ser mayor en el primer caso…

Publicidad

Deja un comentario