Publicidad

Renegociación de Hipoteca

Quienes tengan que revisar la hipoteca en el último trimestre del año, se van a encontrar con importantes rebajas en la cuota gracias a la bajada del Euríbor. Pero no siempre los bancos están dispouestos a ceder, sobre todo si existen vericuetos legales en el contrato.

Los ahorros gracias a la bajada del Euribor podrían llegar hasta los 300 euros. Pero como ya mencionamos en otros post, no siempre se aplica, debido a que la letra pequeña del préstamo no siempre juega a favor del cliente. Muchas veces, los contratos de hipoteca contienen un suelo oculto que impide adelgazar la letra.

En estos casos, hay que sentarse a negociar con el banco. Y el portal Finanzas.com da una serie de reglas para negociar mejor su hipoteca:

  • La táctica de amenazar con huir a otro banco ya no sirve: con la escasez del crédito, las entidades financieras saben que el recurso de acudir a la competencia para lograr alguna mejora tiene mucho de marketing y poco de realidad. Aunque en el caso de los mejores clientes, puede tener sentido. Sobre todo si tiene muchos productos asociados para mudar.
  • No caiga en el impago: Aunque la situación sea difícil, lo peor que puede hacer es caer en el impago, aunque sólo sea de una letra. Porque si ello ocurre, lo incluyen en el fichero de Asnef y los problemas van a ir in-crescendo. Por eso, ante el menor indicio de que se puede dejar de pagar una mensualidad, lo mejor es iniciar cuanto antes la negociación con el banco.
  • Pierda el miedo, el banco no es todopoderoso: A la entidad financiera no le interesa su piso, sino que usted lo pague puntualmente. Por eso, en el caso de que su historial sea bueno, pero esté pasando por dificultades, no tenga miedo a sentarse con el director de la sucursal y negociar las condiciones. Quizá puedan quitarle el piso a cambio de vincularlo con otros productos o aumentarle el diferencial
  • Las tasaciones, por el piso: En caso de que, por ejemplo, se quiera negociar el suelo de una hipoteca, los bancos dicen que si el cliente es bueno y tiene algo más que hipotecar, se puede hablar. Pero si no, es prácticamente imposible la negociación, ya que, con la nueva tasación, la entidad no puede cubrir el riesgo de la hipoteca. Esto quiere decir que, si a usted le prestaron 300.000 euros hace dos años y su piso lo tasan ahora en 210.000 euros, un 30% menos, la entidad, normalmente, sólo tendrá margen para prestar hasta el 80%, es decir, 168.000 euros. Si usted debe más, es imposible que le puedan cambiar la hipoteca.
  • Tenga claro qué es lo que pide: en las novaciones o mejoras de condiciones, se puede solicitar ampliación o renovación de capital, alteración de plazo, rebaja del diferencial de intereses o el método o sistema de amortización. Casi siempre se opta por intentar rebajar el diferencial.
  • Si todo lo demás no funciona, hay que pintar la situación como si no pudiera ser peor: esto sólo puede funcionar cuando estén agotadas todas las vías y el banco no permita otras. Entonces, conviene hacer ver a la entidad que hay un riesgo más que evidente de caer en el impago. El banco puede aflojar su postura, siempre que el problema con la tasación se lo permita, y preferir seguir cobrándole intereses teniéndole como cliente.

De todos modos, la cosa está muy dura…

Publicidad

Deja un comentario