Publicidad

¿Qué hacer con un cargo indebido en tu cuenta bacaria?

Es de esas cosas en las que el usuario no repara hasta que le ocurre, y, ocurre con bastante más frecuencia de la que imaginamos. Si usted se encuentra de repente con un cargo en su cuenta bancaria por un gasto que no ha realizado debe saber cómo responder ante esta situación de manera inmediata, ya que, efectivamente, en este caso el tiempo es determinante. Veamos cómo suelen producirse, cómo debemos responder y cómo podemos tratar de evitar algo tan molesto como los cargos indebidos.

Lo primero que debemos hacer es no perder la calma. Siguiendo de manera correcta el protocolo, y, sobre todo si hemos detectado el problema rápidamente y nos encontramos en plazo (que no hayan transcurrido dos meses desde el cargo) podremos recuperar el dinero cargado indebidamente en nuestras cuentas bancarias, eso sí, no siempre de manera inmediata.

Cargos indebidos

Generalmente no será necesario más que indicar en el banco que se trata de un cargo indebido, en este caso el banco devolverá el cargo a su emisor y le restituirá el dinero de manera inmediata. Sin embargo, pueden darse algunos casos algo más complicados en los que sea necesario presentar determinadas documentaciones o incluso reclamar al emisor (aunque son los menos)

¿Puedo invertir con 3.000 euros?

La cuestión fundamental, como ya hemos señalado, es detectar a tiempo el cargo. Ese plazo de dos meses es teóricamente más que suficiente para detectar la irregularidad, pasado ese plazo las circunstancias se complican ya que se entiende su conformidad con el pago por lo que al menos desde la perspectiva del banco no sería reclamado correctamente.

Los principales emisores de cargos indebidos en cuenta bancaria

En este caso vamos a excluir deliberadamente los cargos malintencionados que se debieran considerar en otra escala como fraudes, aunque en inicio el tratamiento a la hora de la devolución es el mismo. Habida cuenta del largo período de reclamación por parte del usuario, y de la relativa facilidad para seguir este tipo de cargos a través de la documentación bancaria, no es algo excesivamente habitual.

Donde sí encontramos la gran mayoría de emisión de cargos indebidos es dentro de estos tres grupos:

  • Cargos realizados por compañías con las que el usuario ha mantenido una relación comercial anterior: En estos casos es muy importante confirmar las bajas y los ceses de contratos, y, aún así, pueden llegarnos algunos cargos debido a  modelos de sistematización de cobros poco actualizados.

  • Servicios, compras realizadas: Aunque menos frecuente que el anterior grupo, tampoco resulta excesivamente raro la emisión de facturas duplicadas por fallos de contabilidad.

  • Compras realizadas a través de Internet: Este es otro de los grandes grupos, generalmente se produce por la duplicidad del cargo de una factura, suele ser más inmediato que el anterior, es decir, se da con bastante frecuencia el hecho de cargar dos veces el mismo importe en el momento de la compra.

cargos en cuenta bancaria

¿Se pueden evitar los cargos en cuenta bancaria cuando son indebidos?

Por su propia naturaleza no se trata de una cuestión sencilla de evitar, sin embargo, podemos hacer algunas cosas para tratar de minimizar las posibilidades de la entrada de uno de estos cargos.

La primera de ellas es lógicamente procurar cerrar bien de todos los contratos, servicios y acuerdos de los que nos demos de baja. Éste es el principal emisor de cargos indebidos, en algunos casos generando problemas serios si el emisor no entiende como acabado el contrato entre las partes, con lo cual la devolución del cargo genera a su vez intereses y reclamaciones de pago.

Otra opción interesante es la de comunicar al banco aquellos recibos que no vamos a atender en ningún caso. Aquí no todos los bancos, ni siquiera todas las sucursales dentro de una misma entidad, van responder de la misma manera, pero, obviamente esta sería la mejor prevención ya que sólo se aceptarían inicialmente los pagos determinados por el usuario.

Una medida secundaria pero que puede ser interesante ya que además así le ayudará a controlar sus gastos, es la de asociar siempre los gastos a una cuenta destinada a tal efecto. Para quienes suponga un problema mantener más de una cuenta abierta no es una opción válida, pero para quienes no suponga un problema, podrán permitirse ingresar las cantidades justas en los períodos de emisión de los cargos por parte de los servicios a los que se desea responder, esto exige un control sobre la facturación, pero, resulta eficaz ya que mientras tanto la cuenta no tiene disponible que se pueda descontar en un cargo indebido.

 Atención a la letra pequeña de los registros gratuitos de servicios

Solemos tener una imagen del fraude  asociada al robo de datos y mal uso de los mismos, en lo que a tarjetas  de credito o cuentas bancarias se refiere. Por esta misma asociación pretendemos identificar las malas prácticas con una especie de perfil de delincuente en redes. Esto, que tiene obviamente gran parte de verdad, a veces nos impide dar con algunas claves mucho más sencillas y, por desgracia, a las que préstamos menos atención.

Por ejemplo, una buena parte de las reclamaciones por cargos indebidos tiene que ver con la suscripción a servicios de manera gratuita. Éste tipo de suscripciones, emitidas como gancho, ofrecen el acceso a un servicio durante un periodo de tiempo determinado y a cambio exigen los datos del usuario así como un registro de, generalmente, tarjeta de crédito asociada a cuenta bancaria.

En una gran parte de estas ofertas de registro gratuito realmente cuando se cumple el periodo de la gratuidad, y si no deseamos continuar con el servicio, se nos avisará de la opción de continuar mediante pago accediendo a los servicios o prestaciones o de no hacerlo. Sin embargo, la letra pequeña de muchas otras ofertas no es tan clara y enrarece este tipo de acuerdo. Un buen ejemplo lo tenemos cuando en la letra pequeña se especifica que no se realizará cargo alguno por el servicio durante el periodo de gratuidad, pero, que posteriormente tendrá que ser el propio usuario quien notifique el deseo de no continuar recibiendo el servicio. Baste añadir que en estos casos, simplemente rebasando la fecha límite de la gratuidad de manera automática se realizaron cargo nuestras cuentas o tarjetas. Ojo, esto no es una práctica ilegal aunque sí de dudosa ética profesional.

Debes tener en cuenta que este tipo de cargos son relativamente fáciles de devolver cuando se realizan directamente en la cuenta, pero difíciles cuando el cargo se ha realizado en una tarjeta prepago, o de crédito. Por lo tanto, especial atención a la letra pequeña en los accesos gratuitos a servicios o prestaciones.

Las mejores cuentas remuneradas del mercado análisis y ranking

La devolución de los recibos y cargos en cuenta

Si un cargo indebido se ha realizado sobre nuestras cuentas a pesar de todas las precauciones que hayamos podido tomar el camino más rápido, obviamente, es la devolución de dicho cargo.

En la actualidad el sistema bancario permite la solicitud de devolución dentro de determinados plazos de aquellos cargos con los que el cliente no se encuentre conforme. Estos plazos son variables y dependen fundamentalmente de si el cargo estaba o no autorizado. Obviamente no es lo mismo rechazar un recibo domiciliado autorizado con el que no se está de acuerdo con el importe, a rechazar un cargo indebido realizado por un tercero. Cuando el pago se encuentra autorizado la reclamación y devolución tiene un plazo máximo de ocho semanas, aunque en la mayoría de bancos este plazo se sitúa en los 50 días. Cuando se trata de un cargo indebido en cuenta el plazo por ley es mucho más amplio, tendremos hasta 13 meses para solicitar esta devolución partiendo del momento de la fecha del cargo en la cuenta.

Generalmente esta devolución del recibo o cargo será automáticamente compensada por la entidad financiera que devolverá íntegro el dinero a nuestra cuenta. Sin embargo, puede ocurrir dependiendo de la situación que la entidad no compense este importe y exija que la reclamación fluya por otra vía, partiendo siempre de reclamar al que realizó el cargo.

Las devoluciones más habituales son las de recibos con importes superiores a lo esperado por el usuario y la de servicios que ya no se reciben tras haberse dado de baja, es relativamente habitual por ejemplo los servicios de telefonía. También se generaron muchas devoluciones relacionadas con cargos que dejarían la cuenta corriente del usuario en números rojos.

Recuerda la importancia de justificar de manera correcta el motivo de la devolución. Aunque es cierto que los bancos en la actualidad se muestran más flexibles con este tipo de operativas, las devoluciones injustificadas no generar un perfil confiable para la banca, además de poder encontrarnos en la citada situación en la que la devolución no acarree la compensación del importe abonado.

Publicidad

Deja un comentario