Publicidad

¿Qué es una cuenta zombi?

Llegan los carnavales y dentro de los disfraces elegidos para disfrutar de estas fechas seguro que los zombis vuelven a ocupar un lugar importante. La moda de los muertos vivientes alcanza a todo tipo de segmentos, también a los productos financieros a través de lo que ya se conoce como Cuentas Zombi.

Se ha venido a denominar cuenta zombi a una práctica bancaria creciente en Estados Unidos y llevada a cabo por varias de las entidades financieras más importantes del país como Bank of America, Chase o Fifth Third Bank, y que básicamente consiste en la reapertura unilateral por parte del banco de cuentas bancarias ya cerradas.

 

cuenta zombie

Cuando la cuenta vuelve de entre los muertos

Crece por tanto el número de cuentas zombi, de esas cuentas que aun habiendo sido cerradas por sus dueños son vueltas a la vida por las entidades financieras sin consultar con quienes las cerraron, ¿pero cómo es posible esto?

Realmente se trata de una respuesta bancaria a un problema creciente que no nos es desconocido; la mezcla entre el gran volumen de transacciones online en lo que se refiere a domiciliación bancaria y la posibilidad de cerrar cuentas con domiciliaciones no finalizadas o en las que no se ha comunicado al proveedor a un nuevo número de cuenta a tal efecto.

Cómo indicábamos varios de los bancos más importantes de Estados Unidos, por contrato, se reservan el derecho a reabrir una cuenta si los cargos sobre una tarjeta de crédito o débito en una domiciliación se dirigen a ella, esto en lugar de un simple rechazo de la operación. Debemos tener en cuenta otro agravante y es que en estos contratos la entidad no asume la responsabilidad de notificación de la reapertura de una cuenta.

La combinación explosiva de las cuentas zombi

Tenemos ante nosotros ya un panorama incendiario; cargos contra una cuenta en la que obviamente no tenemos saldo ya que la hemos cerrado previamente y la no obligatoriedad de la entidad para comunicar la reapertura de una cuenta que ya se daba por cerrada.

¿Dónde puede llevar esta situación? Exactamente donde el lector se imagina, a un cargo que genera un descubierto más el cargo por sobregiro… pero no se crea que ahí acaba la cuestión, al cabo de unos días la cuenta (no nos olvidemos ya está de nuevo operativa) seguirá acumulando intereses devenidos por los cargos de sobregiro, pero, también generará los intereses y las cuotas de mantenimiento; nuestra cuenta zombi tiene hambre y engorda a base de cargos y penalizaciones.

Estudio recientemente realizados en Estados Unidos por la Unión de Consumidores de banca llegaban incluso más lejos informando de que existían entidades financieras que a lo anterior sumaban el cobro de gastos de cierre de cuentas abiertas en un plazo de tres meses, lo cual significa que una reapertura de una cuenta implicaría un coste doble de comisiones de cierre, todo esto devendrá en una notificación de la entidad no para informar sobre la reapertura de la cuenta sino para informar de la deuda que ya haya generado.

Se trata de un fenómeno creciente como decíamos del que la Oficina de Protección Financiera del Consumidor en el país recoge cada vez mayor número de quejas a través de un formulario en línea, ya que pueden realizar las quejas en nombre del propio usuario infractora.

 imagen openclips pixabay.com

Publicidad

Deja un comentario