Préstamos sin nómina, cómo son, dónde encontrarlos, cuánto cuestan

| 15/08/2016 | 0 Comentarios

¿Es posible acceder a préstamos sin nómina? La respuesta es afirmativa, pero, hay que tener en cuenta muchos matices como veremos a continuación.

PRESTAMOS SIN NOMINA

De entrada debemos tratar de ajustar lo que entendemos por préstamo sin nómina. Esto es importante ya que se pueden generar muchas confusiones, de hecho se generan muchas confusiones, al entender que se trata de posibilidades de financiación sin ningún tipo de garantías y con condiciones de acceso blandas. Y lo cierto es que esto no existe en el ámbito de la financiación.

¿Tarjeta o metálico? cuál es la mejor opción para tus pagos

Préstamos sin Nómina

La definición más acertada de prestamos sin nómina sería aquella en la que, efectivamente, no se nos solicita la nómina como garantía de la operación de financiación.

Por tanto, no existe un únicomodelo de préstamos sin nómina, pero, tampoco existe ningún modelo de préstamo que no exija algún tipo de ingresos constantes justificables. Es decir, incluso aquellos créditos rápidos que se publicitan como préstamos sin nómina, van a pedir algún tipo de ingreso regular demostrable. Y este sin duda es el primer y más importante matiz: va a ser muy difícil que puedas acceder a ningún tipo de financiación si no tienes ingresos regulares demostrables, sean vía nómina, o a través de cualquier otra vía.

Probablemente a fecha de hoy son los llamados préstamos rápidos o créditos rápidos los que más se acercan a este concepto de préstamos sin nómina. Vamos a tratar de conocer un poco más a fondo los prestamos rápidos.

Los préstamos rápidos

Los llamados préstamos o créditos rápidos no son ninguna novedad en el panorama de la financiación personal en nuestro país.

En los años previos a la crisis proliferaba un modelo de financiación, en muchos casos externa a las entidades financieras al uso, que proveía de créditos rápidos, de importes medios, y con condiciones de acceso más blandas que la media de la financiación bancaria. En el extremo opuesto estos créditos rápidos venían a ser más caros.

La llegada de la crisis y el crecimiento de los índices de morosidad se cebaron en primer lugar en este tipo de modelo de financiación, que fue el primero que los usuarios dejaron de pagar. Durante un periodo de tiempo este modelo de financiación quedó relegado hasta que en los últimos tres o cuatro años ha vuelto a aparecer aunque con características propias diferentes.

Los seis miedos más comunes de la gestión financiera y cómo hacerles frente

Cómo son los préstamos rápidos en la actualidad

En primer lugar estos nuevos préstamos o creditos rápidos han bajado sus umbrales de financiación de manera radical. Si la media de financiación para estos productos antaño se colocaba alrededor de los 3000 € hoy en día difícilmente vamos a encontrar financiaciones rápidas que ofrezcan más de 900 €.

Por otro lado este tipo de créditos competía antaño con los periodos de amortización elevados de las entidades financieras. Esto también ha desaparecido en su mayoría. Actualmente los créditos rápidos se conciben como un producto de uso rápido como su nombre indica, pero también de devolución rápida, con periodos de amortización que rara vez superan los 30 días.

También los modelos de amortización han variado radicalmente. En los antiguos créditos rápidos en el modelo básico consistía en la aplicación de unos intereses determinados sobre lo financiado. En la actualidad generalmente se trata de la aplicación de una cuota fija sobre el importe solicitado y el plazo acordado. Esta cuota va aumentando hasta el plazo límite, posteriormente superado el plazo límite comienzan a acumularse las penalizaciones por mora.

Es importante señalar que estos créditos rápidos penalizan de manera especialmente fuerte el retraso o los impagos, aumentando exponencialmente los intereses de demora y las penalizaciones fijas, por lo que antes de solicitar uno de ellos es muy importante conocer las condiciones particulares del contrato de financiación que se nos ofrece.

CREDITOS RAPIDOS

Cómo sería un préstamo rápido sin nómina

Un préstamo rápido sin nómina tipo sería aquel que nos ofrece una financiación de hasta 300 €, y que nos propone una cuota de aproximadamente 15 € para un plazo de devolución de 30 días. Podemos encontrar más o menos cuota dependiendo de la compañía que ofrece el producto, compañías generalmente no bancarias.

Desde el punto de vista de las condiciones este tipo de préstamos nos van a requerir ingresos demostrables, como ya indicábamos anteriormente, así como no encontrarse en registros de morosidad por tener deudas bancarias. Es interesante señalar que en algunos casos estas indicaciones relativas a los registros de morosidad se hacen con límites de cantidades, por ejemplo, se puede acceder a algunas ofertas de financiación incluso encontrándose en un registro de morosidad si el importe por el que nos encontramos en dicho registro no es superior a los 1000 €. Esto también figura lógicamente en las condiciones particulares de cada producto.

Cómo contratar un préstamo sin nómina rápido

La contratación de los préstamos rápidos teóricamente debiera responder a esa característica que adorna su propio nombre, la rapidez. Sin embargo, no es necesariamente así. Existe una documentación a cumplimentar que conlleva un trámite.

Lo que sí suele resultar rápido es el proceso de aceptación o denegación de la financiación. Estos procesos, cumplimentando los requisitos básicos solicitados por la compañía, y que suelen reducirse a documentación personal básica y documentación bancaria básica, pueden durar tan sólo unos minutos. Posteriormente el acceso a la financiación, y dependiendo de las compañías, puede durar unas horas o incluso un día. En todo caso suelen ser efectivamente más rápidos que los modelos de financiación bancaria al uso.

Hoy por hoy todas las compañías que ofrecen este tipo de préstamos se encuentran operando en Internet por lo que su contratación a través de la red es lo más cómodo y eficaz. En algunos casos encontraremos servicios de atención telefónica, pero, no es el servicio de atención al cliente no es precisamente el fuerte de este tipo de compañías.

PRESTAMOS RAPIDOS SIN NOMINA

Merecen la pena los préstamos sin nómina rápidos

Sin sacar de contexto la frase, lo cierto es que la gran mayoría por no decir todos los productos financieros bien utilizados pueden llegar a merecer la pena en momentos determinados.

En el apartado de la financiación rápida, lo cierto es que estos préstamos rápidos sin nómina pueden cumplir ese papel ingrato de tapar determinados agujeros imprevistos en pequeñas cantidades de financiación. Si tenemos en cuenta la capacidad de devolución en plazo real de lo solicitado, lo cierto es que aun siendo un producto caro, puede ser muy eficaz, ayudarnos temporalmente a cubrir esa necesidad de pequeña financiación, y, satisfecha la deuda, olvidarnos tanto del bache como de la financiación.

Sin embargo, como herramienta de uso habitual estos préstamos son caros. Ojo, no tan caros tal vez como las propias tarjetas de crédito, que esto es algo que se nos olvida a veces ya que, las tarjetas de crédito mal utilizadas, es decir utilizadas como financiación de metálico, son uno de los productos de financiación más caros del mercado. El hecho de estos costes, puede hacer que si vamos utilizando de manera constante este modelo de financiación, acabemos cayendo en uno de los graves problemas de las finanzas personales: el sobreendeudamiento a crédito, que, además, nos puede llevar en cualquier momento a un impago en el que los costes empiezan a multiplicarse de manera exponencial.

Ventajas de los créditos sin nómina rápidos

  • Condiciones más blandas de acceso
  • Financiación rápida
  • Contratación sencilla a través de Internet

Inconvenientes de los créditos sin nómina rápidos

  • Producto de financiación caro
  • Sólo es posible financiar importes bajos
  • Elevadísimos costes en caso de impago

Minicrédito QuéBueno

  • Importe: de 1 € a 900 €
  • Plazo mín: 1 días
  • Plazo máx: 33 días

Minicrédito Kredito24

  • Importe: de 75 € a 750 €
  • Plazo mín: 7 días
  • Plazo máx: 30 días

Minicrédito Vivus

  • Importe: de 50 € a 900 €
  • Plazo mín: 7 días
  • Plazo máx: 30 días

Minicrédito Creditocajero

  • Importe: de 50 € a 1.000 €
  • Plazo mín: 5 días
  • Plazo máx: 31 días

Minicrédito Kyzoo

  • Importe: de 50 € a 800 €
  • Plazo mín: 14 días
  • Plazo máx: 30 días

Minicrédito Twinero

  • Importe: de 50 € a 600 €
  • Plazo mín: 7 días
  • Plazo máx: 30 días
Minicrédito Cashper
  • Importe: de 50 € a 500 €
  • Plazo mín: 15 días
  • Plazo máx: 30 días
Minicrédito Ok Money
  • Importe: de 50 € a 600 €
  • Plazo mín: 14 días
  • Plazo máx: 30 días

Tags: , ,

Categoría: Prestamos

Deja un comentario

Necesitas estar identificado para comentar.

Logo FinancialRed