Publicidad

Malos hábitos que te cuestan mucho dinero

Un error muy común que solemos cometer al empezar a ahorrar, se trata precisamente de no dar la importancia que deberían tener esos malos hábitos que tenemos, y que de estar solucionados, nos pueden suponer un importante ahorro de dinero.

ahorro

Sin embargo, esto no trata solamente de dejar estos malos hábitos sólo para ahorrar, sino de que podamos ser conscientes de la existencia de éstos, y de la gran cantidad de dinero que nos suponen a lo largo del año.

Algunos malos hábitos que puedes llegar a tener y de los que debes ser más consciente:

Descuidar tu salud

Es muy habitual que descuidemos nuestra salud, sobre todo a través de la higiene bucodental. Este mal hábito puede suponer, a la larga, facturas por valor de miles de euros además de problemas muy serios de salud. Por lo que es conveniente no retrasar revisiones ni tratamientos y cuidar nuestra higiene bucodental.

Debes tener presente que al cuidar nuestra salud y mantener hábitos que sean saludables, no es sólo una buena idea para nuestro cuerpo y nuestra mente, también lo es para nuestra economía.

No prestar atención al mantenimiento de tu coche

En cuanto a este mal hábito, hay dos aspectos muy importantes que debemos tener en cuenta. El primero, es el descuido en cuanto al mantenimiento del coche, y el segundo, son los estilos de conducción agresivos y poco eficientes.

Descuidar el mantenimiento de nuestro vehículo, no acudiendo a las revisiones pertinentes o no llevando al día todos aquellos aspectos necesarios de la mecánica del coche, acabará por ocasionar una avería grave y un coste innecesario para que el coche vuelva a funcionar adecuadamente. Por otro lado, un coche que no funciona correctamente, siempre va a gastar más combustible, lo que también generará un gasto innecesario.

De la misma manera, nuestra forma de conducir también puede afectar mucho al coche, tanto en el desgaste como en el consumo de combustible. Por eso resulta muy importante y necesario conducir nuestro vehículo de manera eficiente, ya que así gastaremos el menor combustible posible, lo que también supone una forma de ahorrar muy interesante.

En este post te mostramos cómo es posible invertir con 3000 euros.

ahorros

Comprar de forma compulsiva

Se trata de un mal hábito que, muy probablemente, hemos cometido todos alguna vez. Es importante que, antes de comprar algún producto, nos paremos a reflexionar si es realmente un gasto necesario, o por el contrario estamos comprando de manera compulsiva.

Desgraciadamente, nos encontramos ante un mercado global en el que todo está a nuestro alcance a través de internet, por lo que las compras innecesarias se han convertido en un mal hábito, uno de los principales motivos por los que nos resulta imposible poder ahorrar.

Puede resultarnos complicado, pero es importante que repasemos siempre nuestros hábitos de compra, ya que la compra compulsiva puede suponer un enorme gasto para nuestros bolsillos, que además no siempre somos capaces de reconocer. Aprender a comprar de forma racional, es una parte fundamental para poder ahorrar.

Beber alcohol

En nuestro país, consumir alcohol es un mal hábito muy extendido socialmente. Dejando de lado el tema de dónde está realmente la medida exacta para lo que es saludable o no, lo cierto es que un consumo continuado de alcohol, aparte de ser perjudicial para nuestra salud, también supone un gasto muy importante para nuestros bolsillos.

Te recomendamos que analices lo que gastas en alcohol a lo largo de la semana, porque puede incluso sorprenderte más de lo que podrías llegar a creer. Además, debes tener en cuenta que, al tratarse de un gasto social, está ligado a otro tipo de consumos, como por ejemplo, el de tabaco.

Lógicamente, podríamos hablar también de otro tipo de drogas que pueden ser el detonante del naufragio de nuestra economía personal, tanto en el caso de las drogas duras como de las blandas.

Fumar

Este mal hábito, además de resultar perjudicial para nuestra salud, nos puede llegar a costar cientos de euros al año. Existen dos variantes de gasto, por una parte el gasto directo que hacemos cuando compramos tabaco, y por otro lado el gasto médico que puede llegar a suponer a lo largo del tiempo.

Es una buena idea comenzar por calcular cuánto podemos gastar en tabaco al año. Por ejemplo, un fumador de una cajetilla diaria, que por lo tanto fuma todos los días del año, a 5 euros cada cajetilla, gastará más de 1.800€ anuales en tabaco.

Debes reflexionar que, independientemente de la cantidad que fumes, el tabaco no solo es malo para tu salud, sino también para tu bolsillo. Lo que supondría un gran ahorro si lo dejas.

Juegos de azar

En cuanto a este mal hábito, deberíamos pararnos a pensar si realmente merece la pena. El cálculo de las probabilidades que supone la inversión y la opción de acertar en la lotería, o en cualquier otro tipo de juegos de azar, arrastra a muchas personas que no son capaces de meditar realmente el coste final para su bolsillo de apostar.

Realmente, este cálculo es sencillo, piensa en cuánto inviertes semanalmente en este tipo de juegos desde hace años, multiplicando las semanas que tiene un año, y puede que la cantidad de dinero que has dejado de ahorrar, te sorprenda, y no precisamente para bien.

El problema es que no somos racionales respecto a los juegos de azar. Normalmente, nunca entraríamos en una inversión cuyas probabilidades de multiplicarse fueran inferiores a las probabilidades de que nos caiga un rayo encima, pero la cantidad de dinero que podríamos ganar, nos hace poco razonables. Y no es una buena idea.

 

Publicidad

Deja un comentario