Publicidad

La morosidad ha tocado el nivel más alto durante los últimos 13 años.

Las cajas de ahorros incrementaron de manera importante las dotaciones para llegar a cubrir los riesgos de sus carteras crediticias.


La cifra total de las provisiones que están en los balances de las cajas de ahorros llegaba a fines de Mayo (último dato publicado) a 9.587,1 millones de euros, cifra que refleja un incremento de unos 433 millones de euros en comparación con los datos con los que cerraron sus balances el 31 de Diciembre del año pasado.

Durante el 2008 la morosidad en las cajas de ahorro subió en un 32,7% en comparación al año anterior, superando el 2,75% de los créditos concedidos al 3,65%, a pesar que el volumen de los préstamos subió un 7%, siendo muy por debajo de las cifras registradas los anteriores años.

Mientras tanto,  las tres cajas catalanas que están en proceso de integración (Sabadell, Terrassa y Manlleu) incrementaron un 32,2 sus provisiones en los 5 primeros meses del año, pasando del 87,1 a fines del año pasado hasta llegar a los 115,2 millones, con los que cerraron en el mes de Mayo.

En cuanto a las cajas andaluzas que están por unirse (Unicaja, Caja Jaén y Cajasur) sus datos muestran todo lo contrario. En el mes de Diciembre del año pasado, las provisiones de estas tres cajas eran de 540 millones de euros, esta cifra se redujo hasta los 528,4 millones durante el mes de Mayo del 2009.

En relación a su cartera crediticia de unos 13.817 millones de euros, Cajasur es la que más provisiones tiene dotadas, con unos 186 millones de euros. Unicaja, cuenta con 24.441 en créditos a los clientes y unas provisiones de unos 340,7 millones de euros.

Esta disminución también se da en otras dos cajas llamadas a seguir con el proceso de consolidación del sector que se inició en la primera mitad de los años 90.

En tanto que las provisiones de Caja Duero y Caja España, que son dos de las mayores cajas de Castilla y León, disminuyeron en unos 14 millones de euros, pasando de los 263,4 millones euros con los que cerró el año pasado a los 249,4 millones de la actualidad.

La cartera de créditos de las cajas de ahorros llegaban al terminar Mayo en 908.809 millones de euros y los depósitos de los clientes eran de unos 789.892 millones de euros.

La morosidad del conjunto del sector llegó a ubicarse en el mes de Mayo en el 4,54%, lo que es la cifra más alta de los últimos 13 años. Cifras duras si las hay, sobre todo porque complica la situación de aquellos que con la intención de encontrar una oportunidad en medio de estas crisis, verán aún más restringido su acceso a créditos.

Publicidad

Deja un comentario