Publicidad

La eficiencia energética en el hogar permite ahorrar 315 euros anuales

En un momento en el que la mayor parte de los hogares se ve obligada a ajustar al máximo los gastos, no está de más prestar un poco de atención a otras formas de reducir los costes domésticos que además tienen aparejadas ventajas medioambientales.

Cambiando algunas pautas de nuestro comportamiento en casa y sustituyendo los electrodomésticos por otros que mantengan un mayor control energético podemos lograr un ahorro de 316 euros al año como media, lo que supondría una cifra total de 5.500 millones de euros anuales (el 2,2% del PIB).

La eficiencia energética en el hogar permite ahorrar 315 euros anuales

 

Los datos

Esta es las principal conclusión que se extrae del IX Estudio Nacional de Eficiencia Energética realizado por Gas Natural Fenosa mediante encuestas realizadas en un total de 3.800 hogares españoles durante los dos últimos meses del año pasado, y que evidencian la importancia de una actitud sostenible también para no vaciar nuestros bolsillos.

Según datos recabados por el informe, a pesar de que cada vez más personas son conscientes de la necesidad de aprovechar mejor la energía y no desperdiciarla, en España queda todavía mucho recorrido pendiente. En concreto, a día de hoy el 64% de la población piensa que el ahorro energético es más importante ahora que antes de la crisis, pero al parecer esto no es suficiente para hacer a los ciudadanos cambiar de hábitos.

Y es que los datos del estudio revelan que en España apenas nos preocupamos por adoptar medidas básicas de ahorro energético ni por conocer cuál es la situación actual de nuestra vivienda en cuanto a eficiencia y gasto. Un dato muy ilustrativo es que el 12,4% de lo encuestados admite poner a la vez varios electrodomésticos, cuando lo más recomendable es utilizar los aparatos de mayor consumo energético en diferentes momentos del día.

El uso de las renovables

Además, cabe destacar el poco uso que se hace en los hogares españoles de las energías renovables, con apenas un 2% de viviendas que las emplean, y de la domótica, que solo se utiliza en un 1,4% de las casas.

Para comenzar a ahorrar en nuestras facturas energéticas, no obstante, no es necesario realizar importantes desembolsos iniciales. Basta con adoptar una serie de hábitos que empiezan por apagar las luces cuando existe visibilidad suficiente, vigilar que los grifos no goteen y poner el termostato no más alto de 21 grados en invierno ni más bajo que 24 grados en verano.

Publicidad

Deja un comentario