Publicidad

Interés cero, o como subsidiar a los bancos

Nos hemos acostumbrado, y hasta esperamos con expectativa -muchos no saben bien por que peor igual aguardan- las noticias acerca de los tipos de interés de referencia de los Bancos Centrales de todo el mundo. Que si el tipo baja, que si sube o simplemente si lo mantienen, se ha transformado en una información primordial para los particulares y para el mercado en general. Pero la pregunta del millón es: ¿que implica ese tipo de interés de referencia?

En realidad, un tipo de interés del 1% o menos implica un subsidio encubierto a los bancos. Esto es algo que nadie lo dice, pero que el sitio web Voxeu.org se anima a publicar.

La trama del cuasi fraude al contribuyente desprevenido es así. Los bancos centrales proveen reservas a los bancos a tipos de interés muy bajas. Por ejemplo, la Fed estadounidense lo hace a tasa 0%. Una pequeña parte de este importe termina en créditos a las empresas o perticulares, pero los bancos pueden comprar bonos del tesoro norteamericano al 3% o al 4%. La ganancia del 4% es sideral si tenemos en cuenta que el dinero no es de ellos, y no costó nada de nada. El apalancamiento del 400% es exorbitante.

Esta política dela Fed hace que los depósitos en Estados Unidos tengan un tipo de interés por debajo del 1%. Esto hace que las ganancias de los bancos crezcan de manera significativa ya que ese dinero tomado al 1% pueden ubicarlo en préstamos al 7% o, lo que es mucho menos riesgoso, en los ya nombrados bonos del tesoro.

La “estafa” al contribuyente o al ahorrista es millonaria. ¿Como nace esta idea de subsidiar bajo este telón? ¿Nadie se ha preguntado como, si aun la crisis no terminó, los bancos están obteniendo ganancias fabulosas mientras el resto de los mortales -también llamados ciudadanos- tiene problemas para pagar la hipoteca o conseguir empleo? Los rescates a los bancos en lo peor de la crisis ha sido muy resistida por la población que, indignada, los culpa de haber perdido sus ahorros para la jubilación, su casa o su empleo. Hoy en día, a la gente se le dice que se les otorgo esa ayuda sin costo para el contribuyente.

La mentira ya está desatada. Lo que no se le dice a la gente -en este sentido, el norteamericano medio es bastante miope para ver más allá de lo que se informa en la TV- es que los pagos provienen de los impuestos pagados por los contribuyentes, y que ese dinero es destinado a tipo cero a los bancos para que estos compren los bonos del tesoro, y así en una rueda sin fin donde el mayor perjudicado es quien paga los impuestos, que no vuelven en servicios como debería ser y en lugar de eso van a engrosar las llenas arcas de los bancos.

Ahora bien. ¿Que busca entonces este tipo de política monetaria? Hay, al menos, dos claros objetivos:

  1. Recapitalizar al sistema financiero y hacerlo sin que el gobierno tome una participacion accionaria, para no ser tildados de comunistas. Con el tipo de referencia en cero, los bancos reciben los fondos sin discusión y de forma casi subrepticia.
  2. Evitar que la burbuja inmobiliaria se desinfle por completo. En este sentido, aquellos propietarios a los que aun no los ha “tapado el agua”, tienen la posibilidad de refinanciar sus hipotecas a un tipo de interés de entre el 3% y el 5%, mucho menos que lo que se cobraba antes de la crisis.

Concluyendo un poco este tema: se está produciendo un efecto distributivo de la riqueza, pero no de la manera lógica y querida por todos. La distribución, en estos momentos, va al revés. De los pobres hacia los más ricos. Del contribuyente desempleado hacia las grandes corporaciones financieras, que a la postre han resultado ser las culpables de la gran crisis que nos acoje en la actualidad, debido a su insuperable codicia.

La respuesta a la pregunta que hicimos con anterioridad: ¿como puede ser que los bancos pase de perder miles a ganar millones en tan solo un año? Creo que ha quedado clara la respuesta. Usted los está ayudando, o lo que es peor, usted le está pagando la fiesta.

Publicidad

Deja un comentario