Publicidad

Glosario: Productos de Ahorro

Al crear este blog, hemos tomado como premisa principal ayudar a nuestros lectores en todo lo referente a mejorar la comprensión de los distintos productos financieros ofrecidos en el mercado español.

Esto incluye que muchas veces se utilizan términos de complicada comprensión para todos aquellos que se mueven fuera de los ámbitos financieros. Es por esta razón que lanzaremos una serie de notas con las definiciones de los términos mas utilizados en la jerga.

Aquí les va la primera entrega, con lo referente a los distintos productos de ahorro:

  • Cuentas de Ahorro: Este tipo de cuentas se caracterizan por su liquidez absoluta para atender las necesidades de tesorería como servicio de caja.
  • Cuenta Corriente: es un contrato de depósito irregular en virtud del cual una entidad de crédito se obliga, bajo las instrucciones del depositante, a prestar “servicio de caja” (gestionar los cargos y abonos que se produzcan derivados de los actos de disponibilidad que se realicen).
  • Libretas de Ahorro: Las libretas de ahorro son captaciones de dinero. Entre ellas podemos encontrar principalmente:

    Cuentas jóvenes: cuenta a la vista cuyo titular debe ser menor de edad y cuya disposición está condicionada a la firma de un mayor de edad.
    Cuentas Vivienda: cuenta a la vista para personas físicas residentes que tiene como objetivo el ahorro para la primera adquisición o rehabilitación de la vivienda habitual. Permite realizar aportaciones puntuales y además establecer un Plan de aportaciones mensuales automáticas.
    Cuentas Patrimoniales: cuenta con liquidez total y una alta retribución en función del saldo que mantenga en la misma. No admite la domiciliación de recibos.

  • Depósitos: Contrato que tiene por objeto la constitución de un depósito de dinero a plazo y la rentabilización de los fondos depositados de acuerdo con las condiciones pactadas relativas a: importe mínimo, duración del contrato, remuneración, devengo, periodicidad y condiciones de liquidación
  • Imposición a Plazo Fijo: Son los Depósitos a Plazo Fijo Convencionales. Existen múltiples opciones de inversión en Imposiciones a Plazo Fijo. El cliente elige el importe de la inversión, el plazo y, por supuesto, cuando quiere cobrar los intereses. Con este tipo de depósito el cliente sabe desde el primer momento la rentabilidad de su inversión. Y el capital siempre garantizado.
  • Depósitos Estructurados: fórmula de inversión que combina dos productos: un Plazo Fijo Tradicional, con una elevada retribución y liquidez total, con uno de los Productos Referenciados a Valores o Índices Bursátiles que estén en vigor en cada momento (Depósito Estructurado) o con un Fondo de Inversión Garantizado.
  • Publicidad

    Deja un comentario