Publicidad

¿Fuga de Depósitos en España?

No hay nada más dañino para un sistema financiero y bancario de un país que una fuga de depositos. Solo para hacer un poco de historia, la fuga de depósitos ha sido el detonante de la crisis en Argentina en 2001 y está poniendo en jaque a los bancos griegos desde hace varios meses. En el momento que un país llega a una fuga de depósitos de sus ahorristas, es el comienzo del fin.

La fuga de depósitos es algo muy dañino para un país. Implica la pérdida de confianza en la economía de su país por parte de sus ciudadanos, y puede acarrear consecuencias desastrozas para todos. ¿Que significa una fuga de depósitos? Simplemente a que los ciudadanos que poseen dinero en los bancos los comienzan a retirar de sus depósitos a plazo fijo y de sus cuentas a la vista con el objetivo de guardarlos fuera del sistema financiero, esto es, “debajo del colchón”.

Las implicancias que puede acarrear esto son variadas y todas muy malas para la economía. Comencemos por lo más lógico: la fuga de depósitos implica que los bancos y cajas de ahorro tienen menos dinero para volcar al mercado a través de préstamos, créditos e hipotecas. Esto significa que, lo que puede llegar a reactivar a la maltrecha economía española no ocurrirá, que es el aumento del consumo y la inversión a partir de préstamos, algo primordial en cualquier país en recesión.

Pero este hecho no es lo peor que puede ocurrir. Una eventual fuga de depósitos pondría en jaque la débil salud de muchas entidades financieras, que se verían obligadas a subir los tipos de interés de sus depósitos hasta límites en los cuales no sería rentable, debido a que el mercado de préstamos interbancarios prácticamente no existe en estos momentos debido a la complicada coyuntura económica. Así, todo entraría en una espiral con un resultado casi seguro: la pérdida de los niveles de solvencia de las entidades.

Situación Actual en España

Se han conocido datos emitidos por el Banco de España que da cuenta de una reducción del dinero administrado por las entidades financieras españolas hacia julio de 2012. Según esta información, en julio de 2012 la cantidad de dinero invertido en depósitos ascendía hasta los 1,508 billones de euros, lo que representa una caída mensual del 4,6%, equivalente a la retirada de 74.228 millones de euros, la mayor salida de depósitos privados de las entidades españolas desde septiembre de 1997

Si bien estos niveles de retiros de depósitos no son significativos (apenas se retiro poco más del 5% del total de los depósitos), es un dato a seguir en los próximos meses, sobre todo viendo la evolución que está tomando la crisis, sin lugar a dudas, en su momento más crítico debido a las elevadas primas de riesgo que están pagando las naciones europeas para financiarse en los mercados financieros.

Razones de la Fuga de Depositos

No hay que ser apocalipticos al respecto, y si bien los niveles de retiros de depósitos de las entidades aun no tiene una tendencia definica, es un indicador a seguir con detenimiento. Los expertos determinan el umbral del 15%-20% como potencialmente peligroso en cuanto a la fuga de depósitos de las entidades. Si el retiro de dinero alcanza esos porcentuales sobre el total del patrimonio administrado por los bancos, entonces el país estará en un aprieto. Por caso, y por poner un ejemplo, en la gran crisis argentina de 2001, se aplicó el corralito sobre los depósitios bancarios cuando los mismos habían caído más del 22% con respecto a sus valores de hacía un año.

Pero la coyuntura española es bien diferente a lo que ocurrió en Argentina, e incluso a lo que pasa en Grecia. Las probables razones (enumeradas desde las mas optimistas hacia las menos) de la fuga de depósitos en 2012 se puede encontrar en:

  • retiros de dinero de los depósitos para invertir en otros productos alternativos, como por ejemplo las letras del tesoro, cuyos rendimientos se encuentran en niveles records, o los pagares.
  • diversificacion de inversiones, queriendo muchos ahorristas “poner sus huevos en distintas canastas” y no estar atados a la suerte de una o varias entidades financieras, sobre todo ahora que gran parte de las entidades españolas no son lo solventes que quisieramos.

Ahora, las peores razones:

  • la crisis de euro produce una desconfianza manifiesta en la divisa y los ahorristas retiran sus ahorros por miedo a cambios inesperados. “Es mejor pájaro en mano que cien volando”.
  • la crisis de solvencia de algunas entidades pueden producir la caída de las mismas y la incertidumbre de que sucederá con nuestro dinero nos empuja a retirarlo.
  • si la fuga de depósitos se acentúa, crecen las probabilidades de un corralito financiero, tal como sucedió en Argentina y en Islandia hace solo algunos años.

No hay que asustarse

¿Que hacemos entonces? No hay que asustarse. Los niveles de fuga de depósitos aun son muy pequeños, y es muy poco tiempo para determinar si la tendencia se acentuará o no. Lo cierto es que, hoy por hoy, los depósitos son una de las inversiones más seguras y más rentables del momento. Desaprovecharlas sería un error, aunque hasta que esto aclare, quiza no sea tan conveniente entrar en depósitos de muy largo plazo.

Publicidad

Deja un comentario