Publicidad

Fondos de inversión mixtos cómo son y qué aportan

Los fondos de inversión pueden ser una herramienta muy interesante para todo tipo de perfil inversor. Dentro de las diferentes opciones que podemos encontrar dentro de los fondos, los denominados fondos de inversión mixtos puede ser muy atractivos por sus posibilidades de configuración.

FONDOS MIXTOS

En general cuando apostamos por fondos de inversión solemos asignar un tipo de inversion que tenga que ver con el carácter inversor que poseemos. De este modo aquellas personas con un perfil muy acusado de aversión al riesgo buscarán productos garantizados o fondos de inversión de renta fija en los que la exposición sea mínima, y por otro lado, aquellas personas con menor aversión al riesgo, apostarán por fondos de renta variable agresivos en busca de mayores rentabilidades.

Sin embargo, existe una zona intermedia muy interesante y muy a tener en cuenta para cualquier perfil de inversor. Los fondos de inversión mixtos son productos financieros que pueden configurarse y regularse de forma que vayan evolucionando según evoluciona nuestra propia capacidad de asumir riesgo.

Renta variable renta fija

Antes de elegir renta fija o renta variable como foco principal para nuestras inversiones, y por lo que de importante tiene para nuestras finanzas personales, deberíamos considerar siempre la opción de los fondos mixtos como un elemento de diversificación muy interesante.

Generalmente, el desconocimiento que tenemos de los productos bancarios hace que nos inclinamos por opciones con muy poca posibilidad de diversificación, por ejemplo, apostando de manera directa a los productos garantizados a través de herramientas como los depósitos, o apostando en el otro vértice por la inversión directa en el mercado de valores. Si ya de por sí los fondos de inversión nos permiten jugar con estos conceptos, en el caso de los fondos mixtos la posibilidad de combinación es mucho mayor y realmente puede ayudar a reflejar más y mejor nuestro carácter inversor.

Hay que tener en cuenta que este tipo de productos bancarios que nos permiten a la vez invertir en renta fija y variable tienen mucha mayor flexibilidad que otras opciones. Los fondos de inversión mixtos se encuentran desarrollados por gestores que se encargan precisamente de buscar aquellas herramientas más adecuadas a cada modelo de ahorro, de este modo como pequeños y medianos inversores no vamos a tener que generar nosotros de manera personal una cartera de inversión sino que, en función de nuestro carácter inversor podemos acceder a opciones ya prefijadas y ajustadas a dicho carácter.

En este artículo descubrimos cómo la crisis ha modificado nuestros hábitos financieros.

RENTA VARIABLE

Las ventajas de los fondos de inversión mixtos

La ventaja inicial de estos productos es la capacidad de ser flexibles y combinar la inversión entre las garantías de la renta fija y los riesgos de la renta variable. Esto permite que en cada momento se aprovechen las circunstancias del mercado y podamos movilizar nuestro dinero en favor de la mejor opción, aprovechando esta manera la renta variable cuando es más interesante por la renta fija cuando es más necesario. Esta estrategia ya es en sí misma un modelo de diversificación, algo básico lado queremos conservar a lo largo del tiempo una inversión y rentabilizarla, teniendo en cuenta que dentro de los movimientos del mercado hay mejores y peores momentos para ambas opciones.

Realmente esto lo que hace es que la evolución de los mercados nos preocupe menos que si apostamos por la renta variable, y cada vez los resultados del producto sean netamente superiores a productos garantizados en los que, si bien, no nos preocuparemos de la evolución de los mercados recibiríamos rentabilidades muy inferiores.

Dentro de la propios fondos mixtos vamos a encontrar diferencias, es decir, desde los fondos de renta fija mixta en los que lo que se prima es la renta fija sobre la renta variable, hasta en el polo opuesto fondos con mucho más volumen de renta variable que renta fija. La gran ventaja es que, como ocurre con todos los fondos de inversión, la posibilidad de movilizar nuestro fondos de unos a otros tantas veces como necesitemos está abierta y no tiene coste. De este modo podemos perfectamente aguantar el tipo en renta fija mixta primando la renta fija durante periodos malos para el mercado de valores, y abrirlos posteriormente a combinaciones más agresivas en las que apostemos por mayor volumen de renta variable cuando los mercados se encuentran en mejor estado.

La oferta de fondos de inversión mixtos es ampliar y muy diversa, se trata de encontrar aquellas opciones que inicialmente más se ajusten a lo que necesitamos, con la gran ventaja de, como ya hemos indicado, poder movilizar rápidamente nuestro dinero de un lugar a otro.

Otras opciones para combinar renta fija y variable

Los fondos de inversión no son la única herramienta en la que podemos combinar renta fija y variable, vamos a ver algunas opciones alternativas y que también pueden ser utilizadas y aprovechadas dependiendo de nuestras necesidades.

Los depósitos combinados, son depósitos en los que una parte se comporta como plazo fijo al uso con una rentabilidad garantizada, pero la otra parte, se referencia a un valor o índice y la rentabilidad depende de la evolución de dicho valor o índice. En este caso la gran ventaja estriba en que el riesgo que se asume es el de no obtener la rentabilidad pactada, es decir, en todos los casos el producto se debe comportar como un depósito garantizado y el capital aportado nunca asume riesgo. Ojo existen opciones en las que el capital aportado puede llegar a asumir riesgo, aunque tomar otro tipo de formatos, un ejemplo muy claro es el de los ETFs que en algunos casos de mala praxis profesional se vendieron como si fueran depósitos combinados.

Dividendos; aunque resulta un poco más complejo, a través de dividendo se puede generar una renta fija dentro de la propia renta variable ya que, aunque los dividendos se obtienen a través de la renta variable se pueden transformar en una renta fija anual que puede generar un interés determinado. Se trata de una estrategia a largo plazo y que debe sustentarse en una buena selección de valores que reparten los dividendos entre sus accionistas de manera regular.

En este post descubrimos que debes hacer si sufres un cargo indebido en la cuenta.

RENTA FIJA

Por qué combinar renta mixa y variable es bueno

En primer lugar porque nos ayuda a una configuración diversificada en nuestra inversión de manera automática. Al estar invirtiendo ya directamente en dos modelos diferenciados equilibramos el riesgo con la posibilidad de rentabilidad.

En segundo lugar porque podemos directamente entrar en los mercados de renta fija y la renta variable sin asumir ni el riesgo directo de la renta variable, ni los posibles riesgos de la renta fija que los tiene ya que combinamos ambas opciones minimizando la una los riesgos de la otra.

En atención a lo anterior, en tercer lugar, al participar en los dos mercados en un solo producto ahorramos costes de comisiones por gestión que si nos acercamos ambos mercados de manera separada.

En cuarto lugar, y no menos importante, podemos acceder a diferentes mercados financieros a la vez limitando las pérdidas que pueden generarse en uno de ellos en relación a los demás.

En quinto lugar se trata de productos gestionados y preparados para equilibrar el riesgo. Es decir, no va a tratarse de productos con los umbrales de rentabilidad espectaculares, pero tampoco van a asumirse riesgos muy elevados.

Por último, y muy importante, se trata de productos sencillos de comprender. Esto es importante ya que se hace necesario que el inversor entienda el tipo de inversión que está realizando, algo que no siempre tenemos en cuenta y que resulta sin duda básico.

Publicidad

Deja un comentario