Publicidad

El nuevo Banco Malo se llamará SAREB

Finalmente el nuevo Banco Malo se llamará SAREB (Sociedad de gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria), entidad cuya creación el Gobierno pretende aprobar el próximo viernes 16 de noviembre.

Así la creación del banco malo, que se constituirá como sociedad anónima, podrá tener un máximo de entre 85.000 a 90.000 millones de euros en activos.

El Consejo de Ministros de mediados de noviembre aprobara el real decreto que desarrolla la creación de la Sociedad de gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria (SAREB), que se publicará al día siguiente y con lo cual el lunes 19 de noviembre se efectuará la constitución del nuevo banco malo.

La SAREB tendrá un consejo de administración en el que habrá de 5 a15 consejeros, y un tercio de este consejo será independiente, y el Banco de España contará con siete días hábiles para fijar los precios definitivos de transferencia.
A partir del 30 de noviembre se estima que las entidades nacionalizadas comienzen a traspasar sus activos tóxicos, y si bien en la creación del Sareb no hará falta que haya socios privados en su accionariado, luego de ello sí deberá de tener inversores privados que cuenten con un mínimo del 55% de sus acciones.

El Ministerio de Economía ha elevado a consulta pública desde hoy y hasta el próximo 25 de octubre el proyecto del real decreto, con el objetivo de que la sociedad comience a operar en diciembre.

Una de las novedades del texto, que se puede consultar en la web del Tesoro, es que el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) podrá ordenar la transferencia de préstamos o créditos al consumo concedidos a pymes o préstamos o créditos garantizados con hipotecas residenciales, entre otros.

La condición será que esos activos se encuentren especialmente deteriorados o que su permanencia en balance se considere perjudicial para la viabilidad de la entidad.

Además, recordemos que el banco malo asumirá los inmuebles adjudicados o recibidos en pago de deuda por las entidades financieras que reciban ayudas, con valor superior a 100.000 euros.

La SAREB se hará cargo también de los créditos al sector promotor, inmobiliario y de construcción en España superiores a 250.000 euros por prestatario.

Asimismo, el banco malo tambien podrá recibir participaciones, acciones o aportaciones al capital de las entidades financieras en sociedades inmobiliarias.

En Economía no se descarta que la Sareb pueda generar pérdidas en los primeros ejercicios de sus 15 años de vida. Si así fuera, la sociedad podrá financiarse con fondos del rescate bancario europeo. En ningún caso, precisan en el ministerio, el banco malo incrementará la deuda pública española. Estará financiado en un 10% con liquidez que aporten los inversores privados y el FROB, y el 90% restante a través de emisiones de títulos de la Sareb que contarán con el aval del estado.

Recordemos que con última reforma financiera aprobada el pasado 31 de agosto, se aprobó la creación de esta nueva figura financiera, denominado banco malo. De esta forma, y siguiendo a otros países de la UE, desde el 1 de diciembre próximo deberá comenzar a operar la Sociedad de Gestión de Activos (SGA), una sociedad público-privada que se encargará de gestionar los activos tóxicos o problemáticos que tienen ahora los bancos en balance, en su mayoría activos inmobiliarios.

Publicidad

Deja un comentario