Publicidad

Cuentas bancarias sin comisiones

Las cuentas bancarias son junto a las tarjetas de crédito y débito uno de los productos financieros más utilizados. Una parte importante dentro de las cuentas bancarias es la que representan las comisiones.

CUENTAS SIN COMISIONES

Es cierto que hoy en día las comisiones se han convertido prácticamente en la primera bonificación que los bancos nos ofrecen cuando contratamos cuentas corrientes, remuneradas o de ahorro. Sin embargo, como tal, existen cuentas sin comisiones desde su propia contratación, es decir la eliminación de las comisiones no está vinculada a nada más que la propia contratación de la cuenta.

Por tanto podemos entender que las cuentas corrientes sin comisiones y sin vinculación forman parte de la oferta de cuentas bancarias del mercado de productos financieros. A la vez, se trata de una herramienta muy interesante para quienes gestionan sus finanzas personales sin apostar por la vinculación. Es importante por tanto antes de contratar una cuenta corriente descubrir si se trata de una cuenta con o sin comisiones y cuáles son sus principales características.

Por qué se aplican cada vez menos las comisiones en las cuentas bancarias

En esencia podríamos definir de manera simple las comisiones como los cargos que el banco realiza  en contraprestación a los servicios que ofrece.

No hace muchos años las comisiones en las cuentas corrientes eran prácticamente innegociables o, en todo caso, su negociación se reducía a muy pocos clientes selectos. Sin embargo, en la actualidad la situación es bien diferente.

De entrada encontramos una creciente oferta de cuentas bancarias que, sin condición alguna, se ofrecen desprovistas de comisiones o de la mayoría de éstas. La aparición de las cuentas corrientes a través de Internet y la posibilidad de contratar productos financieros mediante este canal, han variado mucho no sólo las preferencias y costumbres de los clientes, también la manera de entender la banca. En este sentido donde antes encontrábamos bonificaciones generalmente en forma de regalos o acceso preferente otros productos, ahora encontramos la limitación o eliminación de las comisiones como la principal bonificación a ofrecer al cliente por parte de la entidad bancaria.

Sin embargo, que este panorama se haya modificado no significa que las comisiones bancarias hayan desaparecido en lo que a las cuentas corrientes se refiere. Generalmente se les van a presentar limitadas, reducidas o bonificadas, pero el concepto básico de comisión por servicios u operativas sigue existiendo.

Estas serían las principales comisiones que podemos encontrar en una cuenta bancaria y que siguen existiendo a fecha de hoy aunque se aplica en mayor o menor medida:

  • Comisión por administración
  • Comisión por mantenimiento
  • Comisión por ingreso de cheques
  • Comisión por descubierto
  • Comisión por reclamación de posiciones deudoras
  • Comisión por transferencias
  • Comisión por retiro de dinero

En mayor o menor medida estas comisiones se encuentran presentes en muchas cuentas bancarias comercializadas en la actualidad, eso sí, pueden dar la sensación de no existir o no aplicarse según la oferta contractual del producto, pero hay que tener en cuenta que estas comisiones bancarias del mismo modo que ahora fomentan la limitación o eliminación de comisiones pueden modificarse en un futuro próximo y volver a aplicarlas.

Aunque en este caso nos estamos centrando en las cuentas corrientes sin comisiones, es cierto que existen otras modalidades de cuentas en las que también la presencia o no de las comisiones tiene importancia.

Un buen ejemplo lo podemos ver en las cuentas nómina, donde la presencia o no de comisiones puede marcar la diferencia entre un producto verdaderamente interesante y otro que no lo sea tanto. Merece la pena analizar en este sentido los diferentes tipos de cuentas bancarias existentes.

En este post te mostramos los principales regalos por domiciliar nómina del mercado

CUENTAS BANCARIAS

 

 

Cuenta Self Selfbank
  • Sin comisiones
  • Tarjeta débito gratis
  • Transferencias nacionales e internacionales
Cuenta Activa Activobank
  • Sin comisiones
  • Tarjeta débito gratis
  • Transferencias nacionales e internacionales
Cuenta Corriente Enovanca
  • Sin comisiones
  • Tarjeta débito gratis
  • Transferencias nacionales e internacionales
Cuenta On Bankia
  • Sin comisiones
  • Tarjeta débito gratis
  • Transferencias nacionales e internacionales
Cuenta Imagin ImaginBank
  • Sin comisiones
  • Tarjeta débito gratis
  • Transferencias nacionales
Cuenta Corriente Operativa Openbank
  • Sin comisiones
  • Tarjeta débito gratis
  • Transferencias nacionales e internacionales
Cuenta Online BBVA
  • Sin comisiones
  • Tarjeta débito gratis
  • Transferencias nacionales e internacionales
Cuenta Expansión Banco Sabadell*
  • Sin comisiones
  • Tarjeta débito gratis
  • Transferencias nacionales e internacionales

 

Tipos de cuentas bancarias

En este artículo nos hemos centrado en las cuentas corrientes sin comisiones, de las que hemos visto un ranking de las más interesantes, sin embargo esto no significa ni mucho menos que no existan más tipos de cuentas como ya decíamos y que también tenga relevancia la aplicación o no de comisiones.

Existe un buen número de tipos de cuentas bancarias que habitualmente se diferencian en función de las utilidades y el tipo de cliente al que van dirigidas. Estas serían las más habituales:

Cuentas Remuneradas

Son cuentas bancarias en las que la entidad nos propone depositar dinero a cambio de una remuneración. Esta remodelación, garantizada, puede alcanzar al total o a una parte del saldo y, dependiendo del tipo de producto presentar liquidaciones de intereses en plazos cortos.

Las cuentas remuneradas generalmente no permitían operativas de cuenta corriente, comportándose como una cuenta de ahorro, sin embargo, poco a poco con el tiempo han ido evolucionando hasta encontrar propuestas mixtas de cuentas nómina/remuneradas en las que no sólo obtenemos ventajas relativas a la cuenta nómina sino también una rentabilidad determinada.

Como ocurre con todos los productos de remuneración garantizada, en los últimos cinco años la rentabilidad de las cuentas remuneradas ha caído de manera espectacular, siendo en la actualidad muy baja.

En el apartado de comisiones las cuentas remuneradas suelen presentar muy pocas comisiones o directamente ninguna. Se trata de cuentas con liquidez casi inmediata en las que se pretende evitar complicaciones al cliente: se paga menos remuneración que antaño pero se ponen muchos menos obstáculos a la contratación y se les aplica  muchos menos costes.

Cuentas Nómina

Este es uno de los productos al alza aunque pueden tomar diferentes nombres y formatos. En esencia las cuentas nómina nos propone una vinculación estrecha con el banco que parte de la domiciliación de nuestra nómina o ingresos regulares.

Esta domiciliación se considera a efectos de bonificación por lo que generalmente, ya de manera directa, el hecho de domiciliar la nómina va a suponer la eliminación de comisiones.

Por otro lado este tipo de cuentas suelen traer consigo un buen número de bonificaciones y valores añadidos a sumar a la ausencia de comisiones. Desde regalos, hasta remuneraciones en algunos casos, pasando por descuento sobre recibos, acceso preferente a otros productos financieros, etcétera.

Habitualmente es en las cuentas nómina donde vamos a encontrar mayor cantidad de propuestas de bonificaciones y valores añadidos. Ojo, esto tiene una contraprestación. En muchos casos estas cuentas van a exigir niveles de vinculación elevados para poder acceder al conjunto de las bonificaciones, más aún, en el caso de ofertas relacionadas con regalos o similar, podemos encontrar la obligatoriedad de permanencia, una cuestión que no siempre resulta interesante a todos los bolsillos.

En este artículo descubrirás las principales cuentas remuneradas del mercado

COMISIONES CUENTAS BANCARIAS

Cuentas de Ahorro

La cuenta de ahorro en esencia es una cuenta remunerada, pero, presenta algunas diferencias sustanciales respecto al tipo de cuenta remunerada que hemos visto anteriormente.

La gran similitud entre ambas es que nos proporcionan una rentabilidad pactada de antemano a cambio del saldo de nuestro dinero en la cuenta. A partir de aquí la diferencia más importante es que las cuentas de ahorro en ningún caso va a permitir realizar ninguna otra operativa, es decir, no podemos realizar transferencias, domiciliaciones, pago con tarjeta, etcétera.

A este efecto se comportan casi como si fueran un depósito a plazo fijo con la diferencia fundamental de la liquidez, ya que puedes sacar el dinero de tu cuenta de ahorro en cualquier momento de manera casi inmediata.

Es cierto que en un mercado variado como el actual podemos encontrar combinaciones y diferentes mezclas de producto, pero en esencia las grandes diferencias son las ya citadas. En el apartado de comisiones en este caso tampoco encontramos generalmente aplicación de comisiones o los gastos son bajos, en general esto ocurre con todos los productos de rentabilidad garantizada la actualidad ya que la baja rentabilidad confrontada a la aplicación de comisiones podría hacer perfectamente perder interés del cliente.

Cuentas para empresas y autónomos

Esta es otra cuenta que poco a poco ha ido perdiendo presencia en el mercado en favor de productos unificados amplios, de esa especie de supercuentas hacia las que parece se dirige el mercado.

Realmente una cuenta profesional es muy similar a una cuenta corriente orientada a las personas físicas, sin embargo, las diferencias sustanciales pueden ser relacionadas con la posibilidad de acceso a elementos de financiación o los niveles de endeudamiento que la cuenta permita.

Aquí entran en juego otros productos o servicios como líneas de descuento, cuentas de crédito etcétera, productos que poseen su propia dinámica y en los que la aplicación de intereses y comisiones si es verdaderamente frecuente.

En general las comisiones más habituales, de mantenimiento, apertura, administración, se encuentran limitadas o eliminadas también dentro de estas cuentas profesionales.

Publicidad

Deja un comentario