Publicidad

Cuáles son los grandes gastos que tendrás en tu vida

A lo largo de nuestra vida nos enfrentamos, obviamente, en muchos casos, pero hay interés gastos que son especialmente determinantes y deberíamos tenerlos en cuenta como tal.

Habitos y gastos

En muchas ocasiones estamos más atención a los gastos inmediatos que a lo que realmente va a ser determinante en costes a lo largo del tiempo. Se trata, como veremos, de gastos capitales que, como nos acompañan casi de manera constante, nos damos por asumidos y en los que, sin embargo, convendría intervenir para mejorar el gasto cada vez que se pudiera.

Vivienda

El gasto en vivienda es uno de los principales que afrontamos a lo largo de la vida. Da igual que sea en propiedad, o en alquiler, es un gasto que estemos frente y que, para comprender su importancia, basta echar la vista atrás y calcular lo que llevamos invertido de una u otra manera en vivienda.

Teniendo claro que es uno de los principales gastos de la vida, es importante planificar cuanto antes los objetivos en los diferentes planos temporales.

Para ello, lo más adecuado, parece ajustarse en cada momento a lo que realmente podemos asumir. Es decir, no gastar en vivienda más de lo que realmente sabemos que podemos pagar con comodidad. Esto nos lleva a análisis sobre el coste que invertimos en vivienda que no siempre hacemos pero que realmente es importante. Sobre todo porque coste de una vivienda al final no es sólo el alquiler o las hipotecas, sino los gastos que genera, las obligaciones de transporte que provoca, etcétera.

Cuando el coste de la vivienda supera el 30% de nuestros ingresos cruzamos un umbral complicado. Es cierto que muchas personas viven con costes superiores, por encima incluso del 50%, pero no es muy recomendable.

HIPOTECAS BARATAS

El transporte

Dentro de los tres gastos más importantes que hacemos en la vida este es uno que préstamos menos atención que a los otros. Y, sin embargo, no deberíamos perderlo de vista ya que, con los años, se convierte en un gasto verdaderamente elevado. Y es que no hablamos sólo del coste de los desplazamientos de la persona, sino del coste de los desplazamientos de la familia ya que éstos repercuten en las finanzas familiares.

Aquí, por supuesto, incluimos desde la adquisición de vehículos hasta su mantenimiento, el coste de los seguros y la suma con cualquier otro tipo de gasto en adquirir transporte o utilizar transportes.

Probablemente si reflexionas sobre ello caerás en la cuenta del gasto que se acumula a lo largo del tiempo. Deberíamos procurar que las cosas pueden no excedan nunca el 10% de los ingresos. Y desde luego esto no es tarea sencilla.

Del mismo modo que ocurre con la vivienda, la tendencia es a gastar más de lo que realmente deberíamos gastar el transporte. Esto hace que no sólo influya en nuestro día a día, sino también en el largo plazo.

Resulta importante buscar las mejores opciones de transporte para el conjunto de la familia. Desde adquirir un vehículo adecuado a nuestros recursos económicos, hasta mantenerlo en perfecto estado con las revisiones, y, no cambiar el vehiculo si no es estrictamente necesario. También, revisar el coste de los desplazamientos en otro tipo de transportes.

Para ayudar en estos cálculos puedes poner en práctica la regla de 4%.

AHORRAR

El consumo

El consumo es seguramente el gasto capital más difícil de controlar, y sin embargo, es determinante sobre tus finanzas personales a lo largo de toda tu vida.

El consumo no sólo hace referencia a los gastos relacionados con el ocio, también a cuestiones básicas como la alimentación, por tanto, mezcla necesidades con decisiones, lo cual convierte este gasto en muy complejo.

Curiosamente podemos ser bastante receptivos a la idea de abaratar gastos de vivienda, e incluso, de mejorar nuestra relación de gasto con el transporte, sin embargo, resulta muy complicado realizar nuestro estilo de vida y modelo de consumo, que generalmente viene de largo y no es fácil modificar.

En este caso la mejor manera de visualizar realmente lo que estamos haciendo bien o mal es elaborar presupuestos. Elaborado un buen presupuesto vamos a ver de manera rápida la relación entre gastos e ingresos, y esto, a su vez, nos permite entender cómo estamos gestionando nuestras finanzas personales.

Publicidad

Deja un comentario