Publicidad

Cómo aprovechar las tarjetas de crédito en la cuesta de Enero

La cuesta de Enero, esa suma de la resaca de los gastos navideños y el inicio del año, requiere para muchas familias  medidas enérgicas si desean sobreponerse a un momento del año complicado en lo económico. Las tarjetas bancarias pueden convertirse en un buen aliado en este sentido, aunque, no todas las ofertas de tarjetas de crédito son iguales o pueden ayudarnos del mismo modo.

De hecho resulta muy conveniente aplicar una política de uso de las tarjetas que nos lleve a aprovechar al máximo las prestaciones de las mismas mientras que minimizamos los gastos. Vamos a repasar algunas ideas para aprovechar mejor el uso de las tarjetas en la cuesta de septiembre pero que, además, nos puede permitir mantener un uso racional durante todo el resto del año.

tarjeta

No todas las tarjetas son iguales

No nos vamos a extender mucho en este apartado, está claro que a la hora de la elección de una tarjeta, sea cual sea la característica básica de la misma, cada usuario puede tener unas preferencias determinadas. Sin embargo, si diremos, que no debemos dejarnos tentar exclusivamente por las promociones o primeras impresiones derivadas del marketing. Muchas veces un anuncio de ausencia de comisiones, se puede traducir en simplemente una retirada de comisiones durante el primer año, o, en una aplicación de intereses más elevados de lo normal.

Conviene por tanto, como único consejo general y útil para todos, revisar muy bien las condiciones de las tarjetas que aceptamos, no contratarlas como parte de otras ofertas de producto, sino concederle la entidad como un producto en sí mismo que realmente deben tener.

¿Cuántas tarjetas?

Este es otro de esos debates muy interesantes ya que nos lleva a una oposición creciente de usuarios al uso de las tarjetas;  cada vez son más las personas que opinan que se puede vivir sin tarjetas de crédito, y, en consecuencia buscar otros modelos de pago y financiación, básicamente el uso de metálico y evitar los pagos financiados.

Para quienes sí aceptan el uso de las tarjetas y buscan racionalizar al máximo este, estas serían las tarjetas con las cuales se puede operar de manera suficiente:

TARJETAS

  • Una tarjeta de crédito
  • Una tarjeta de debito
  • Una tarjeta prepago/virtual

Esta sería una de las maneras más básicas de operar con tarjetas, en este caso la tarjeta de crédito se utiliza tanto para los pagos aplazados como para la posible financiación a corto, mientras que el débito se utiliza para los pagos cotidianos contra el disponible en cuenta y las tarjetas virtuales o prepago para los gastos a través de Internet o incluso, para controlar el gasto en determinados momentos, por ejemplo en vacaciones o, más concreto aún, cuando salimos a comprar en rebajas.

Lo anterior es de algún modo el modelo más básico de relación con las tarjetas por parte de los usuarios, habitualmente en todo caso se incrementa duplicando el número de tarjetas de crédito, y sin embargo esto no tiene por qué ser interesante. De hecho, a partir de tener una buena tarjeta de crédito, es más interesante buscar tarjetas con especializaciones a las que podamos sacar partido. Por ejemplo esta sería una configuración destinada a buscar esa combinación de productos dónde obtener un mayor rendimiento:

TARJETAS

  • Una tarjeta de crédito
  • Una tarjeta con descuentos/fidelización
  • Una tarjeta de pago aplazado
  • Una tarjeta de debito
  • Una tarjeta prepago/virtual

En este caso vamos ya definiendo las funciones de cada producto; las tarjetas de débito y prepago siguen cumpliendo sus funciones, sin embargo, utilizar tarjetas de descuento y tarjetas de pago aplazado en combinación a una tarjeta de crédito nos da muchas más posibilidades; las tarjetas con descuento nos van a permitir el pago de servicios o productos que sean relevantes para nuestra economía doméstica (por ejemplo el combustible) en mejores condiciones, probablemente con mejor propuesta de intereses y sobre todo con un descuento que la tarjeta de crédito es probable que no ofrezca, por otro lado, las tarjetas de pago aplazado ofrecen generalmente condiciones muy adecuadas para compras de cierto volumen, que no deseamos o no podemos hacer frente de manera inmediata pero que tampoco queremos que influyan en exceso en nuestra capacidad de crédito mensual, aunque ya no abundan tanto como antes existen ofertas muy buenas en este sentido con aplazamientos sin intereses hasta los seis meses, se trata de buscar un poco.

En este modelo de uso realmente la tarjeta de crédito queda para cubrir la función de apoyo, es decir, para gastos no previstos de no excesivo importe a crédito, o, para necesidades extra de financiación a crédito, algo que por otro lado tampoco es excesivamente recomendable por la aplicación de intereses que deriva.

En general, la tendencia a acumular tarjetas de crédito diferenciadas Sin mayores funcionalidades y especializaciones no se considera desde luego óptima, no ya tan sólo por los costes sino por las posibilidades de conducir al usuario aún sobre el uso que acabe derivando en el sobre endeudamiento de la economía doméstica, en el que, estos productos suelen tener mucha responsabilidad.

Publicidad

Deja un comentario