Publicidad

Cancelar deposito

En plena crisis económica, sumada a la incertidumbre laboral que sufren muchas familias, es muy importante conocer todos los detalles que conlleva cancelar un deposito a plazo fijo, dado que no sabemos en qué momento necesitaremos contar con liquidez.

Por este motivo es conveniente conocer todos todas las condiciones que los productos de ahorro contratados, ya sea un deposito o pagares bancario, entre otros, ya que puede suceder que necesitemos el dinero durante el periodo de permanencia del mismo.

Concretamente debemos conocer las condiciones del interés, la T.A.E. y la penalización que conlleva la cancelación de un depósito, para evitar que se apliquen gastos que no teníamos previstos, los que suponen una disminución de nuestros ahorros.

Esta cancelación la podemos realizar de manera parcial o total, es decir, retirando solo una parte del dinero depositado o retirándolo en su totalidad.

Cabe destacar que la mejor forma de prevenir efectos negativos es depositar solo el dinero que no se tiene intención de necesitar durante los plazos contratados y dejar una reserva en la cuenta corriente para afrontar cualquier tipo de gasto inesperado.

Debemos tener presente que no todos los productos de ahorro aplican las mismas penalizaciones, por un lado los pagarés bancarios son uno de los productos de ahorro que mayores penalización por cancelación aplican (se puede perder parte de los ahorros), mientras que en los depósitos a plazo solo se penaliza con comisiones, cuantificadas por las propias entidades financieras en función del producto contratado.

En los depósitos a plazo, podemos solicitar la cancelación anticipada de forma total o parcial de la cantidad aportada sin que esto signifique una disminución de la inversión realizada, aunque si puede ser que estén penalizadas por comisiones o bajadas en la rentabilidad.

En general, los bancos y cajas, suelen aplicar comisiones por cancelación anticipada de entre el 1% y el 2%, pero siempre con el limite de los intereses generados por la imposición, con lo cual se deduce, que sus ahorros iniciales siempre estarán a salvo.

Lo cierto es que el coste de la cancelación depende de la situación de los tipos de interés en el mercado en el momento de solicitarla. Si los tipos de interés estuvieran más bajos que los que el depositante tiene contratado en su producto bancario, la cancelación no le supondrá ningún coste. En caso contrario, si estuvieran más altos que los pactados, se penalizará el importe que se debe percibir.

Los bancos suelen aplicar 3 tipos de formulas en cuanto a la cancelación anticipada de un depósito:

1. Aplicar una comisión de cancelación sobre los intereses pendientes, en el que se tendrá en cuenta el plazo que restaba hasta el vencimiento. Es decir que consiste en restar a los intereses pactados la comisión que establece el banco.
2. La rebaja de intereses, independientemente del tiempo que se haya mantenido la imposición. Por ejemplo, si usted tenia un deposito contratado con un rendimiento del 3% TAE a 12 meses, en caso de cancelacion anticipada la entidad puede aplicar un interes de solo el 0,50%.
3. No aplicar penalizaciones por cancelación anticipada. Son más difíciles de encontrar. Permiten retiradas de los ahorros, sin penalización, aunque sus intereses son solo por el periodo de permanencia, no por el plazo contratado en principio.

Por ello, antes de contratar el producto, hay que aclarar con la entidad el coste de cancelar antes de tiempo: comisiones, condiciones de interés, T.A.E., entre otros.

Publicidad

Deja un comentario