Publicidad

Bono Fortaleza de Bankinter, afectado por Lehman Brother y de dudoso cobro

La caída de Lehman Brothers sigue afectando el mercado financiero español. A los fondos afectados por Lehman, se le suma algunos productos estructurados que fueron garantizados por el gigante de inversión caído en desgracia.

Entre estos productos encontramos el Bono Fortaleza de Bankinter, que la entidad comercializó a principios de este 2008. Se trata de un bono estructurado y referenciado al comportamiento de las acciones de ING Group y Deutsche Bank a un plazo de ocho años, pero autocancelable anualmente. El bono paga un 25% anual siempre que las dos acciones se encuentren por encima de su precio inicial. El primer año que se cumpla dicha condición el producto se cancela y el ahorrador cobra el cupón correspondiente.

Hasta aquí todo bien, aunque en el folleto presentado ante la autoridad reguladora, figuran como emisor y garante los “hermanos Lehman”. Bankinter solo actúa como la entidad distribuidora del producto en España.

Y aquí la cosa se complica. Si el emisor y el garante se presentaron en quiebra, los inversores se encuentran con el problema de que, lo más probable, es que no puedan recuperar totalmente los ahorros depositados.

En este sentido, el producto no garantizaba el capital invertido inicialmente. Pero en el caso en que sí lo hubiera garantizado, sería lo mismo. A quien hay que cobrarle no paga más y, probablemente, no exista más. Así, este producto de alto riesgo (según el mismo folleto explicativo) hace alarde de su condición y se vuelve, prácticamente, incobrable.

Pero podría ser peor. En todo caso, el abono de los cupones de rentabilidad del producto sí que suelen depender del distribuidor (el broker español) con lo que, si las acciones suben y se cumple la condición de rentabilidad, Bankinter debería abonar las ganancias pertinentes a sus clientes. Aunque no el capital inicialmente invertido.

De una u otra forma, a los inversores de este Bono Fortaleza lo que deben tener es, justamente, fortaleza para sobrellevar la caída de un banco que apostó, y mal, sus ahorros en la otra parte del mundo…

Publicidad

Deja un comentario