Publicidad

Más Ajuste Fiscal: todo sea por el déficit

El término Ajuste puede tener varias acepciones. Sin embargo, el significado más temido es el que se desprende de su faceta económica o financiera. Y hoy en día, la palabra ajuste está en boca de todos. Las recientes medidas del Ejecutivo dan cuenta de ello.

Comencemos con algo básico. El ajuste, ya sea en nuestra economía familiar, en la economía de la empresa o en la mismísima economía del país, nace cuando, simplemente, no nos alcanza el dinero. Podemos postergar el ajuste tomando un crédito, pero tarde o temprano tendremos que adecuar nuestro modo de vida a lo que tenemos, sea mucho o poco.

Los ajustes anunciados del Gobierno

Las exigencias por el rescate a España son bastante importantes, a pesar de que no se dice. Una de las condiciones que ha impuesto el Eurogrupo es que España se ajuste aun mas el cinturon. Y cuando digo España, hablo de todos nosotros, los ciudadanos que la habitamos.

Asi, el Gobierno se apresta a cumplir con lo exigido a cambio de dinero fresco que tanta falta necesita. Y lo hace a todo o nada: el IVA sube hasta el 21%, se recorta el seguro de desempleo y la protección social en varios campos, y se reduce el sueldo a los funcionarios. Todo ello, con el objetivo de rebajar el déficit en 65.000 millones en dos años y medio.

O sea: podemos posponer el ajuste a la espera de tiempos mejores, pero si estos tiempos mejores no llegan o se dilatan, el ajuste es inevitable. Y eso es lo que tendrán que hacer muchas de las economías desarrolladas de Occidente: tomaron demasiada deuda y alguien tendrá que pagarlo.

El ajuste no es otra cosa que gastar menos. Sin embargo, un país está conformado por sus habitantes, y si el Gobierno de un país decreta un ajuste, no le quepa la menor duda que ese ajuste lo pagarán los ciudadanos de ese país. Grecia e Italia son un buen ejemplo: el ajuste fiscal es tan fuerte que ya ha sufrido varias huelgas generales y la caída de sus Gobiernos.

Las Medidas de Ajuste

Las medidas de ajuste -o las podemos llamar de manera más elegante: medidas de reducción del déficitson muy variadas, pero las más utilizadas son:

  • reducción o congelamiento de sueldos de los empleados estatales
  • reducción de la inversión en obra pública
  • reducción del gasto administrativo de las reparticiones del Estado
  • subidas de impuestos al consumo
  • recorte de plantilla del Estado
  • congelación de las pensiones estatales

Estas son solo algunas de las medidas que puede tomar un gobierno para recortar su déficit fiscal. Pero ante lo inevitable del Ajuste, ¿cual es el momento justo para hacerlo?

Con una recuperación de la economía aun en pañales, las economías desarrolladas occidentales debaten si ya es hora de ajustarse el cinturón y empezar a achicar gastos o si, en cambio, la apuesta debe pasar por sostener el déficit para alejarse definitivamente del abismo de una depresión.

Menuda decisión. Si el momento de realizar el ajuste se pasa, se corre el riesgo de conformar una burbuja, por ejemplo, de deuda pública, que al explotar haga más daño y produzca un ajuste mucho más severo. También este es el caso de Grecia e Italia.

Eficacia del Ajuste

Un ajuste fiscal no es la panacea o la solucion de todos los problemas. Personalmente, creo en que es todo lo contrario. Las experiencias de ajuste fiscal han sido en su mayoría desastrosas. Un ejemplo cercano es Argentina, que cayo al default luego de un ajuste que duro mas de un lustro y que no hizo otra cosa que profundizar sus problemas financieros.

Personalmente, tengo mis serias dudas que el ajuste fiscal propuesto en los países europeos en problemas (Grecia, Irlanda, Portugal, España, Italia, etc…) logre el fin propuesto de salvar a esas economias. Un ajuste de las caracteristicas que estan solicitando Alemania y Francia no hacen otra cosa que deprimir aun mas la economía, debilitando los ingresos de las naciones y complicando la ya dificil situacion social de sus ciudadanos.

Lo unico que tengo mas o menos claro es el hecho de que esta crisis recien comienza, y que tenemos por delante una década perdida, donde habrá que arremangarse la camisa y ponerle el pecho a los problemas financieros. En este momento, es donde más importante es el ahorro. En fin. Acostumbrémonos a esta palabra, “AJUSTE” , ya que con seguridad la escucharemos mucho más a menudo de ahora en más…

Aqui, un video muy interesante acerca del Ajuste Fiscal

Publicidad

Deja un comentario